ENTRADA SERVICIOS INFORMACI�N GENERAL B�SQUEDA INGUAT

 

 

Artesan�as; Al igual que por su mercado, Chichicastenango es famoso por sus artesan�as. Entre ellas se distinguen sus tejidos, particularmente el huipil o blusa femenina, elaborado con tres lienzos confeccionados en un telar de cintura. Su colorido, as� como sus dise�os florales y en zig zag, se presenta tambi�n en los tzutes o pa�uelos ceremoniales, usados por los hombres como tocado de cabeza durante las fiestas. La fabricaci�n de m�scaras ha hecho tambi�n famoso a Chichicastenango en la talla en madera. Usadas por los danzantes en los bailes tradicionales, las m�scaras son apreciadas tambi�n por su valor decorativo.

 

 

Mercados; Este poblado de las monta�as de Quich� ha sido desde la �poca prehisp�nica uno de los m�s grandes lugares de intercambio comercial del �rea maya. Hoy en d�a, pocos mercados en el mundo son tan famosos como el de Chichicastenango, donde los d�as jueves y domingo se aglomeran miles de personas en un impresionante espect�culo que va m�s all� del intercambio comercial. Desde la v�spera, los campesinos de toda la regi�n recorren largas distancias trayendo consigo sus productos y pernoctan en las arcadas que rodean la plaza esperando el inicio del mercado. La venta de legumbres, frutas, granos, cal y jab�n se mezcla con la de artesan�as, entre las cuales se destacan los huipiles y m�scaras de madera.

 

Fiestas; El 21 de diciembre se celebra en Chichicastenango una de las m�s animadas fiestas patronales de Guatemala, dedicada a Santo Tom�s. En esta ocasi�n, la m�s grande de las catorce cofrad�as que existen en este poblado, recorre las calles con la imagen del Santo Patrono en una colorida procesi�n acompa�ada del sonido de tambor, chirim�a y cohetes. Los bailes tradicionales, entre ellos el de la Conquista, y el admirable descenso del Palo Volador son igualmente parte de los festejos. El centro de la fiesta es la iglesia de Santo Tom�s, situada frente a la gran plaza del mercado. Este templo es un importante sitio de culto ind�gena, donde los rituales deben ser observados con el m�ximo respeto. Estos se inician frente al templo, ya que los escalones, al igual que en las pir�mides prehisp�nicas, forman parte integral del lugar de culto.